miércoles, 1 de febrero de 2012

SEGUIMOS DE YETA

Luego de un largo verano, descansados y con las defensas altas como para hacerle frente a cualquier cosa, el Universo no se hizo esperar y comenzó con sus jugarretas habituales (que lo tiró de las patas).

Hacía una semana que habíamos regresado y todavía nos costaba agarrar ritmo, cuando la noticia hizo enfriar la cena: mi suegra (85) se cayó, lo malo es que cuando nos enteramos ya había pasado mas de un día del golpazo, y eso fue de pura casualidad, por que mi cuñada pasó a visitarlos. Mi suegro, mañero para los médicos, la ayudó a recostarse y esperar que el dolor se pasara con la ayuda de paracetamol (Glup).

Las neuronas se me conectaron y deje escapar un pensamiento:“no se habrá roto la cadera?, Mejor vamos a verla" , siempre me preocupó esa alergia de mi suegro a los médicos y del poder de convencimiento que tiene: “pero no te hagas problema, ya se te va a pasar”, es una frase que escuche muchas veces. Recién ahí le cayó la ficha a la Joya, decidió ir solo y mientras se preparaba, daba indicaciones por teléfono a su padre para que llamara al medico de domicilio.

Dos horas después la Joya confirmaba mi sospecha: “la trasladan en ambulancia para hacerle una placa por posible fractura de cadera”. Ahora, a parte de Yetatore también soy bruja.
Quedó internada, hubo fractura, pero no desplazamiento (tiene un dios aparte), lo que significaba que en vez de prótesis, debían colocarle una placa de metal para unir el hueso, me imaginé un trozo de metal sujeto con remaches a modo de parche, es que a veces los profesionales de la salud son tan poco gráficos para explicar y se creen que una maneja la terminología médica como glosario de cocina (Plop)

Los estudios pre-quirúrgicos salieron torcidos: diabetes avanzada, un serio problema cardiologico, una osteosporosis galopante y el mas preocupante: liquido en los pulmones. Pero si estaba bárbara!, pensé. Con esta larga lista de complicaciones, la cadera paso a segundo plano. Haciendo uso de mi nuevo “don de bruja” arriesgue a vaticinar y no me equivoqué: mi suegra es Highlander.

A los cinco días lograron estabilizar las ñañas y operaron. Todo salio bien, quedo mejor que nueva y a pesar de tener que hacer un prolongado reposo, ya esta planeando hacer una limpieza general en su casa , cuando pueda levantarse, y aunque no lo dice, puedo leer su mente que esta pergeñando como escaparse desde Almagro hasta la iglesia de Pompeya, para agradecer nomas.


1 comentario:

  1. hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar