martes, 20 de marzo de 2012

Y EN LA CALLE CODO A CODO SOMOS MUCHO MAS QUE DOS

Seguramente cada día despertás escuchando que el tránsito es caótico en la gran ciudad, ya sea que te movilices en auto, colectivo, remis y/o taxi las demoras y los inconvenientes cada día son mayores. Ya son muy pocos los que pueden cobrar el presentismo en el trabajo.

Hace años, era común escuchar en una boca calle el legendario: “anda a lavar los platos”, cuando algún animal del sexo opuesto nos obligaba a frenar, por que el derecho de paso lo tenía él, aunque viniera por nuestras izquierda, convencido de que el auto era un invento solo para machos.

Se burlaban, nos gritaban groserías, insultos, nos aturdían a bocinazos, incluso soportamos estoicamente cuando a viva voz gritaban en plena avenida y en horario pico “ Dale, cornuda”, o “Que hacés, Frígida”, era la época de las groserías con altas connotaciones sexuales. Pero, los muy torpes, con semejante vocabulario solo consiguieron hacernos fuertes y convencernos de que en esto, también podíamos ser mejores.

De a poco fuimos tomando coraje, nuestros oídos se tornaron sordos a los improperios, y la confianza nos invadió hasta convertir las calles en autentico campo de batallas sexistas. Los años nos dieron la razón y las encuestas dieron su voto: las mujeres manejamos mejor, somos mas responsables y respetamos las normas de tránsito, a parte con el correr de los años cambiamos cinturón de castidad por cinturón de seguridad: siempre manejamos amarraditas.

Y entonces llego el caos, donde todo el mundo tiene uno, dos o tres autos, donde todos festejan el enorme crecimiento en la industria automotriz, y las concesionarias se secan el cerebro pensado como pueden vender mas autos: y te regalan cuotas, patentamientos y chiches: para el despistado el GPS, para el familiero el dvd portable, para ellas espejito con luces estilo beauty, para el pibe el wifi, incluso la muñeca inflable para el solitario, todo a módicos precios, con eternas financiaciones y un montón de letras diminutas (conocida como guachada argentina), imposible de ser leídas incluso con microscopio electrónico, es justo ahí donde dicen que te abrochan de por vida.

El problema ahora no es sexista, hemos evolucionado, es el espacio, hay autos a rolete, por donde mires, debemos desarrollar el instinto Rambo para sobrevivir y llegar a destino sin un solo rayoncito:
esta la que se maquilla en el semáforo,
el menor de edad (con licencia firmada por papá) con el auto tuneado y provocando en cada esquina una “picada”,
el que escucha música a mas de 300 desibeles con las ventanillas bajas, aún en invierno,
el que se cree muy seguro y se mete en el huequito delante tuyo, que resulto ser muy chico y te hizo añicos la óptica,
el que va por vía rápida pasándose la Philipshafe
los habladores por celulares con sus oficinas móviles,
los que van de memoria (medios dormidos),
los que se van peleando con el o la acompañante,
las que llevan a sus hijos a la escuela y van firmando el cuaderno de comunicaciones sin mirar como cruzan la avenida,
el que se cree "canchero" y cruza con las barreras bajas: si logra pasar suerte para él, si falla, nos "abrochará" a todos los que se nos ocurrió respetar la berrera, por que el tren quedará a mitad de camino por varias horas con un coche convertido en "chapita de cerveza" y trozos de “boludo” por todas partes.

Si, manejar en Buenos Aires es cosa de valientes, y como pinta la cosa solo es posible imaginar que va a empeorar, los que saben nos sugieren movilizarnos en bici, acotando que es mas sano, seguro y ecológico, pero señores, nosotros somos “porteños” y nunca escuchamos los buenos consejos.



5 comentarios:

  1. Es un caos!!! capital y gba. No manejo. Al principio pensaba que era una cuenta pendiente. Con el tiempo, entendí que si no sacaba el registro, era porque sencillamente no me interesaba de veras (si no lo habría hecho antes). En ese hermoso y largo listado que hiciste, Chechu, faltan los más importantes: LOS QUE SE DEDICAN EXCLUSIVAMENTE A MANEJAR , que es lo que debería hacer un conductor de cualquier sexo. M A N E J A R. Todo lo que hagas a la vez de eso pone en riesgo tu vida y la de otros. Intento hacer educación vial con mis chicos pero es muy difícil cuando nadie respeta las normas más básicas como respetar al peatón. Hermosa foto la de la señora en bici! Habrá que volver a ella si siguen saliendo autos de abajo de las baldosas? Besazo, Chechu!

    ResponderEliminar
  2. San:
    Todo es un caos, incluso en casa que ya tengo a 2 que quieren hacer el curso para aprender (una con edad, la otra solo vive por adelantado). La verdad nadie "maneja como se debe", es algo mágico te ponés detrás de un volante y te sentís "Meteoro". Lo de la bici, si le diéramos bolilla, estaría genial.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Transito caotico en todas las ciudades, en especial una inmensa urbe como la tuya.

    Pero se puede ver la cantidad de autor ensuciaando el aire con sus combustiones, de ahi el impresionante smok.

    Creo que e nosotors depende , ser mas cuerdos que los endedores de automoviles!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Si, Abu es cierto necesitamos un cambio de conciencia, que de mas está decir no se va a producir hasta que no se venda el ultimo litro de reserva de combustible, y aún cuando eso suceda algo se les va a ocurrir para seguir contaminando, lamentablemente somos asi.
    Besos

    ResponderEliminar